Arráncame la muerte

20 septiembre 2009 en 11:53 | Publicado en Textos | 2 comentarios

Escribe mi nombre

con piedras,

con toda la arena

que arrebates al reloj.

Arráncame la muerte.

 

Borja de Diego

Objetivo

4 julio 2009 en 12:34 | Publicado en Noticias, Textos | Deja un comentario
Etiquetas: ,

Bordear una silueta en el abismo.

Contra los ilusionistas

19 junio 2009 en 22:18 | Publicado en Textos | Deja un comentario
Etiquetas:

 Para Mario

Ustedes piensan que cuando sale una paloma de debajo de mis brazos es porque la tenía bien guardada en algún sitio. Que detrás de todo este aire de sorpresa y magia encontrarán algún secreto. Creen en el truco, que el conejo del sombrero espera paciente bajo un fondo falso. Ustedes creen que todas estas brillantes luces y explosiones son un artificio y nada más.

Pero las palomas que salen de mis mangas están hechas de sangre. Tengo los huesos llenos de plumas. Las costillas amarradas con aros verdes. El esqueleto raído por conejos. El tórax sepultado bajo huellas de pájaros.  Ustedes no ven esto. Ríen. Disfrutan del espectáculo, aplauden. Se divierten.

Yo continúo. No hay varita. No hay palabras mágicas. Sólo mis manos y sables. Cada paloma que creo me costará la vida.

Borja de Diego.

Te prometo la frontera

7 marzo 2009 en 15:42 | Publicado en Textos | Deja un comentario

Te prometo

el aire caliente

entre los dedos,

toda la arena

que te quepa

en los bolsillos.

Te prometo una casa

de la que sólo existen

trazos en la tierra,

una casa

que no es mía

y no es de nadie.

Te prometo nombres nuevos,

como pólvora o

lindes del mar.

Te prometo que cada noche

ladrarán los perros.

Te prometo la frontera,

la vida de una gacela

a las puertas de la muerte.

Te prometo un juego

que se acaba.

Te prometo lluvias.

Te prometo el frío,

el viento,

la intemperie.

Borja de Diego.

Desiertos contiguos

1 marzo 2009 en 22:17 | Publicado en Textos | Deja un comentario
Etiquetas:

I
como el que borra un adiós de tiza
con la mano en la pizarra de una chica
que ya se pierde
y es azul,

………hacemos la memoria
………del amante

II
al final del barranco se acumulan
corazones plumíferos,
se dejaron caer por la baranda
decisivamente
en picado
y hasta el último momento
buscaron la diana.

la veían justo antes
del último látido aereo:
en el suelo,
abajo,
era su sombra
haciéndose cada vez más grande.

III
desiertos contiguos

en este oasis improvisado
en el terreno de las movedizas,
justo encima del agujero
que se traga el tiempo,
quién nos cuenta,
quién nos invierte de continuo
y nos desgrana
de un desierto a otro
a través del cuello de cristal.

Mario Barranco.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.